Logotipo todocoches.es
lateral izquierdoA las 16:46 tenemos 325 coches de ocasión online
separador candado Acceso a socios separador
Coches de Ocasión  ›  Noticias  ›  Noticia ampliada
Miércoles, 08 de Abril del 2020
La empresa   separador   Noticias   separador   english version English version
Noticia ampliada
ASTON MARTIN V8 VANTAGE ROADSTER
2007-05-01

ASTON MARTIN V8 VANTAGE ROADSTER Con la capota puesta o sin ella, caeremos rendidos a sus ruedas hasta perder los cinco sentidos: su estilo británico puro nos nublará la vista, el vello quedará de punta al acariciar los nobles materiales, perderemos el olfato al entrar en un habitáculo revestido con el cuero más exquisito y quedaremos embelesados al escuchar el sonido de su motor. En delimitar un concepto tan subjetivo como la belleza jamás se alcanzaría la unanimidad, pero si en el mundo del automóvil hubiera que establecer un ‘top ten’, este coche estaría entre los finalistas. Hay vehículos que despiertan exclamaciones de entusiasmo a su paso, por la exuberancia de su diseño, sus curvas voluptuosas y el ruido que emiten para hacerse notar. Son coches que reciben piropos constantes de quienes circulan alrededor, atraídos por tanta sofisticación. No es el caso del Aston Martin V8 Vantage Roadster, un modelo de líneas suaves, con una elegancia exquisita y una belleza discreta. Su presencia también hará girar las cabezas y conseguirá que se emitan suspiros de admiración, pero todo dentro de un entorno más sutil, señorial y educado. Si la versión coupé ya resulta impactante por la perfección de sus formas, en este nuevo roadster, que empieza ahora su comercialización, se ha llegado a un equilibrio difícilmente igualable. Con la capota puesta o sin ella, caeremos rendidos a sus ruedas hasta perder los cinco sentidos: su estilo británico puro nos nublará la vista, el vello quedará de punta al acariciar cualquiera de los nobles materiales que decoran el interior, perderemos el olfato al entrar en un habitáculo revestido con el cuero más exquisito, quedaremos embelesados al escuchar el sonido de su motor y nos dejará un regusto inolvidable después de recorrer algunos kilómetros con él. El equilibrio entre una tecnología avanzada, unas cualidades dinámicas óptimas y un magnífico diseño, que se completa con acabados artesanales, hacen de este Aston Martin un vehículo para disfrutar. En su estructura y carrocería se mezclan materiales ligeros, pero de gran resistencia, como el aluminio o el magnesio, gracias a los cuales se consigue que el coche mantenga un peso moderado y a la vez una rigidez muy alta, asuntos esenciales para obtener el rendimiento óptimo en un descapotable. Comportamiento ejemplar Si a ello le unimos un reparto de pesos absolutamente equilibrado, fruto de la disposición más adecuada de los elementos mecánicos, con el motor colocado por detrás del eje delantero y la caja de cambios por delante del trasero, el resultado es un gran comportamiento, muy por encima de lo que suele ofrecer un cabrio. Llega la hora de la verdad, el momento de pasar de la teoría a la práctica. Ante nuestros ojos una colección de doce unidades relucientes del V8 Vantage Roadster, con diferentes combinaciones de colores. Podemos elegir, pero da igual porque cualquiera de ellos es de una belleza insultante. Sentados en el habitáculo comprobamos la relativa sencillez de cuanto nos rodea, sin elementos superfluos ni ostentosos. Todo está pensado para el confort y el deleite de conductor y pasajero, con territorios perfectamente delimitados por la consola central que, terminada en materiales metalizados de dos tonos, resalta entre el abundante cuero que recubre el resto del salpicadero, los paneles de puerta y los asientos eléctricos. La postura al volante también es perfecta, para sentir de primera mano las sensaciones que el coche debe transmitir. Apretamos el botón de arranque y nos ponemos en marcha. No hacen falta más que unos pocos segundos para coger confianza y empezar a pisar a fondo el acelerador. El motor, un V8 de aluminio con 380 caballos, no impresiona por su potencia, aunque sí lo hace por la eficacia y suavidad con la que responde. A ritmo tranquilo apenas se percibe ruido, incluso con la capota quitada; sin embargo, cuando hundimos el pie derecho en la moqueta la adrenalina se dispara al ritmo del cuentavueltas. Cuando la aguja pasa por delante de las 4.000 rpm el sonido comienza a volverse ronco y, de ahí en adelante, su bravura es embriagadora hasta el punto de que uno empieza a jugar constantemente con el cambio de marchas para no dejar que las revoluciones caigan y nos priven de tan maravillosa sintonía. El nuevo Aston Martín se ofrece con dos tipos de caja de cambios de seis marchas, una manual convencional y otra automatizada, denominada Sportshift, donde las operaciones del embrague corren a cargo de la electrónica. Empezamos probando esta última, que dispone de dos modos de actuación, automático o manual. En éste último, los cambios se realizan a través de unas levas fijas colocadas detrás del volante. La rapidez es asombrosa, aunque si queremos exprimirle todo el jugo el paso de una a otra velocidad tiene las connotaciones bruscas de la competición. Para minimizarlas, un botón con la leyenda Confort evita la violencia cuando vamos de paseo. La experiencia es una delicia y, si los más puristas prefieren la transmisión manual, disfrutarán igualmente de una conducción tan deportiva como estemos capacitados a realizar. Frenos potentes, una suspensión independiente con triángulos dobles de aluminio en cada rueda, una dirección precisa que transmite fielmente las sensaciones de la carretera y un diferencial autoblocante en el eje trasero redondean el resultado para lograr la máxima estabilidad en cualquier superficie. Descapotado el Aston Martin nos transporta a un cabriolet; con la capota de lona puesta nos aislamos del mundo exterior como si de un gran coupé cerrado se tratara. Un club muy selecto La exclusividad de un Aston Martin no sólo viene marcada por su acabado artesano y lo elevado del precio. Al igual que ocurre con los modelos de Ferrari, Maserati o Bentley, las pocas unidades que se ponen a la venta cada año hacen que, al final, el grupo de propietarios sea bastante reducido. En 2006, uno de los mejores ejercicios de su historia, la firma británica vendió 7.010 unidades en todo el mundo, es decir, todo lo que su capacidad de producción le permite. Actualmente la gama está compuesta por tres modelos, el V8 Vantage, el DB9 y el Vanquish S, los dos primeros en variantes coupé y roadster, y el último a punto de finalizar su ciclo vital con una serie limitada de 50 unidades, que terminarán de montarse en la planta de Gaydon en junio. Antes de que acabe la década, Aston Martin volverá a tener un tercer modelo en su catálogo, el Rapide, un deportivo de cuatro puertas que rivalizará con el futuro Porsche Panamera. Ficha técnica del Aston Martin V8 Vantage Roadster Motor. Gasolina de 8 cilindros en V y 4.280 cc. Potencia. 380 CV. Prestaciones. De 0 a 100 km/h: 5 segundos. Velocidad punta: 280 km/h. Precio. 132.450 y 137.450 (Sportshift) euros.
brd_sup
buscar

BUSCADOR
coches ocasión, segunda mano y km 0

Marca
Modelo
Precio
Tipo
relieve
Busqueda avanzada de coches de ocasión,
coches segunda mano, coches km 0busqueda avanzada
brd_sup
últimas ofertas en coches ocasión, coches segunda mano, coches km 0

ÚLTIMAS OFERTAS
coches ocasión, segunda mano y km 0

relieve
Ver listado completo de coches de ocasión,
coches segunda mano, coches km 0 busqueda avanzada
mapa webMapa web
TODOCOCHES.ES || C/ ALAMEDA Nº5 29600 MARBELLA (MÁLAGA), COSTA DEL SOL // Teléfono: 902 012 395 - Fax: 956 66 87 57
Diseño Web Málaga